Sin Vértigo

vertigoTenía miedo y estaba solo.
Se arrodillaba con su secreto a salvo asentando su corazón en espinos y su lengua, de pálida tristeza, bogaba contra marea.
Tan desaparecido como un niño perdido en el bosque. Tan hirsuto y bello como una azurita virgen de Chessy
Tenía miedo y estaba solo…

Para seguir leyendo pulsa AQUÍ

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s