El Bien Y El Mar

surfing-man-ocean-sun-night-skating-pleasure

La arena en la que asiento mis pies tan distinguida en su estancia, el insecto que me orbita aspirando el salitre que dejan las olas, el naufragio en tus labios con sabor a Burdeos, la brizna que hace sombra en agosto tan poderosa para la hormiga, y ese culto sagrado al océano que voltea los instintos viviendo y muriendo en cada parte de la nada…

Para seguir leyendo pulsa AQUÍ

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s