Qué Ingrato

…Qué ingrata la vida que nos detiene entre palabras entre paredes, sin darnos tiempo a la exclusión, a la extraña confusión que en el pasado nos amarraba como la soga de un ahorcado, como la copa de un borracho, como el comienzo de un tifón.

Ahora me buscas olvidando que las heridas ya han sanado, que el dolor que has causado no da paso al rencor y vuelves poniendo música en mi mente cogiendo otra vez mi mano intentando ser mejor. ¿Ser mejor?

He aprendido a quererte, a mirarte por dos frentes, a conocer tu dolor, tu angustia, tu desamor, tu locura contenida de verme en ti confundida sin saber que fui tu amiga, sabiendo que fui pasión…

(Fragmento)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s